Periodos sensitivo Montessori en el año 2024.

¿Qué es el periodo sensitivo de María Montessori?

El concepto de «período sensible» es fundamental en la filosofía educativa de María Montessori. Se refiere a momentos específicos en el desarrollo de un niño durante los cuales están especialmente receptivos a ciertos estímulos o experiencias de aprendizaje. Estos períodos sensibles son etapas críticas y temporales en las que los niños tienen una predisposición natural para adquirir habilidades particulares.

Maria Montessori identificó varios periodos sensibles, y aquí hay algunos ejemplos:

  1. Período sensible para el orden: Los niños muestran un interés especial en el orden y la organización de su entorno.

  2. Período sensible para el lenguaje: Durante este período, los niños tienen una facilidad especial para adquirir el lenguaje.

  3. Período sensible para el refinamiento de los sentidos: Los niños muestran una sensibilidad aguda a los estímulos sensoriales y buscan experiencias que involucren los sentidos.

  4. Período sensible para el control de los movimientos: Durante este período, los niños muestran un interés particular en desarrollar habilidades motoras y coordinación.

Es importante señalar que estos periodos sensibles no son reglas rígidas y pueden variar en duración y manifestación de un niño a otro. El papel del educador Montessori es reconocer y apoyar estos periodos sensibles, proporcionando un ambiente preparado y materiales que satisfagan las necesidades de desarrollo del niño en ese momento.

La filosofía Montessori aboga por observar y comprender a cada niño individualmente, permitiendo que el proceso educativo se adapte a sus necesidades y ritmo de desarrollo en lugar de seguir un currículo rígido para todos.

Breve video de los periodos sensitivos Montessori.

Los 4 principales periodos sensibles del niño.

Periodos Sensitivo Montessori.

En primer, lugar los niños de 0 a 6 años pasan por lo que Maria Montessori llama «períodos sensitivos». Por consiguiente: el orden, movimiento, lenguaje, sensaciones, pequeños objetos, vida social son los marcados como sensitivos. De igual manera estos períodos sensibles son predisposiciones interiores, sensibilidades particulares y temporales que empujan al niño a volverse hacia un aspecto de su entorno. 

Como resultado cuando se adquieren las habilidades, estos períodos sensibles cesan. Por tanto, el niño puede ser muy sensible a determinadas actividades e insensible a otras durante un período determinado. Por ejemplo, si el niño atraviesa el período sensible del lenguaje escrito, se sentirá atraído por todas las actividades relacionadas con las letras. Una vez que se adquiere la habilidad, se sentirá atraído por otra cosa, como los números

1 - Periodo sensitivo - El lenguaje.

El periodo sensible para el lenguaje en el enfoque Montessori se refiere a una etapa crítica en el desarrollo de un niño durante la cual están especialmente receptivos y tienen una facilidad extraordinaria para adquirir habilidades lingüísticas. Este periodo sensible para el lenguaje generalmente ocurre entre los 1.5 y los 6 años de edad, aunque las edades exactas pueden variar de un niño a otro.

Durante este tiempo, los niños tienen una capacidad increíble para absorber palabras, estructuras gramaticales y expresiones. Son especialmente sensibles a los sonidos y patrones del lenguaje que escuchan en su entorno. En este periodo, los niños no solo aprenden a hablar, sino que también están desarrollando su capacidad de comprensión del lenguaje, la gramática y la comunicación en general.

En un entorno Montessori, se proporcionan materiales y actividades que fomentan el desarrollo del lenguaje de manera natural y sin presiones. Los educadores Montessori fomentan el uso del lenguaje en contextos significativos y ofrecen oportunidades para la comunicación oral y escrita. También se anima a los niños a explorar libros y materiales escritos para estimular su interés en la lectura y la escritura.

La clave en la educación Montessori es observar las señales de cada niño y proporcionar el apoyo adecuado en el momento adecuado, permitiendo que el niño desarrolle sus habilidades lingüísticas de manera orgánica y personalizada.

. Pedagogía Montessori (Los principios fundamentales) Periodos sensitivo Montessori.

✅ Mejores Juguetes para el lenguaje sensitivo Montessori.

No products found.

2 - Periodo sensitivo - El orden.

El período sensible para el orden en el contexto Montessori se refiere a una etapa crítica en el desarrollo de un niño durante la cual tienen un interés especial y una necesidad intrínseca de establecer y mantener el orden en su entorno. Este período generalmente ocurre entre los 1 y los 3 años de edad, aunque las edades exactas pueden variar de un niño a otro.

Durante este tiempo, los niños pueden mostrar comportamientos específicos relacionados con el orden, como organizar objetos, arreglar juguetes, y buscar consistencia y estructura en su entorno. Este interés en el orden no es simplemente un capricho, sino que se considera una manifestación natural de su desarrollo y una oportunidad para que los educadores y cuidadores proporcionen un entorno que respalde esta necesidad.

En un entorno Montessori, se fomenta la creación de espacios organizados y se proporcionan actividades y materiales que permiten a los niños explorar y practicar el orden de manera independiente. Por ejemplo, las aulas Montessori están diseñadas para que los niños puedan acceder fácilmente a los materiales y aprender a devolverlos a su lugar apropiado después de usarlos. Esto no solo fomenta el desarrollo del orden, sino que también contribuye a la autonomía y el sentido de responsabilidad del niño.

Los educadores Montessori observan cuidadosamente a cada niño para identificar y apoyar estos periodos sensibles, permitiendo que el desarrollo natural del niño sea el foco principal en el proceso educativo.

En torno a los 3 años, estará preparado para aprender a contar.

3 - Periodo Sensitivo - Los sentidos.

El período sensible para el refinamiento de los sentidos en la filosofía Montessori se refiere a una etapa crítica en el desarrollo de un niño durante la cual están especialmente receptivos a estímulos sensoriales y tienen un interés agudo en explorar y entender el mundo a través de sus sentidos. Este periodo generalmente ocurre entre los 2 y los 6 años de edad, aunque las edades exactas pueden variar.

Maria Montessori identificó cinco sentidos fundamentales: vista, oído, tacto, gusto y olfato. Durante este período sensible, los niños buscan experiencias sensoriales y muestran una sensibilidad aguda a los estímulos que provienen de su entorno. Esto incluye actividades que involucran el tacto, la vista, la audición, el gusto y el olfato.

En un ambiente Montessori, se proporcionan materiales sensoriales específicos para ayudar a los niños a desarrollar y refinar sus sentidos. Por ejemplo, hay materiales táctiles, como texturas diferentes para tocar, y materiales visuales, como rompecabezas y actividades que estimulan la vista. Estos materiales están diseñados para ser manipulados de manera independiente por los niños, permitiéndoles explorar y aprender a través de sus sentidos.

El objetivo de este enfoque es no solo desarrollar habilidades sensoriales específicas, sino también ayudar al niño a organizar y categorizar la información sensorial que recibe, lo que contribuye al desarrollo general de su capacidad cognitiva y perceptual. El educador Montessori juega un papel observador y facilitador, guiando al niño en su exploración y proporcionando el ambiente y los materiales adecuados.

4 - Periodo sensitivo - El movimiento.

El período sensible para el movimiento en la filosofía Montessori se refiere a una etapa crítica en el desarrollo de un niño durante la cual tienen un interés especial y una disposición natural para explorar y perfeccionar sus habilidades motoras y coordinación física. Este período generalmente se observa entre los 2.5 y los 6 años de edad, aunque las edades exactas pueden variar según cada niño.

Durante este tiempo, los niños buscan actividades que les permitan moverse y coordinar sus movimientos de manera cada vez más precisa. Pueden estar especialmente interesados en desarrollar habilidades como caminar, correr, saltar, equilibrarse y manipular objetos con destreza. La filosofía Montessori reconoce la importancia de proporcionar oportunidades para que los niños desarrollen estas habilidades motoras de manera natural y a su propio ritmo.

En un entorno Montessori, se ofrecen materiales y actividades que fomentan el movimiento y la coordinación física. Por ejemplo, puede haber juegos que involucren equilibrio, actividades para manipular objetos con las manos y ejercicios que desarrollen la destreza y la coordinación mano-ojo. Además, el diseño del aula Montessori suele permitir un movimiento libre y acceso fácil a los materiales, lo que fomenta la independencia y la exploración motora.

Los educadores Montessori observan a cada niño de manera individual para identificar y apoyar este período sensible, brindando oportunidades y materiales que estimulen el desarrollo motor de manera integral. El objetivo es permitir que los niños exploren y perfeccionen sus habilidades motoras de manera autónoma y satisfactoria.

Los 9 juguetes recomendados para comprar de la pedagogía Montessori.